El expediente de Canoa para entretener a mi amigo Temo

Durante años he estado al tanto de la carrera pública de Licelot Martes. La conocí como reportero de Ultima Hora y después compartí con ella un largo período al coincidir en la junta de directores de PROFAMILIA, que llegué a presidir.  Me constan su prudencia conservadora y actitud concienzuda al manejar los temas políticos.

Desde su llegada a la Cámara de Cuenta mis contactos con ella ha sido impersonales, en dos ocasiones, el primero de ellos provocado por un artículo en el cual cuestioné esa institución por lo que consideré complacencia en el trato hacia la administración de Roberto Esmérito Salcedo Gavilán  en el Ayuntamiento del Distrito Nacional, a lo que ella me respondió con una extensa carta.

El segundo fue en el seguimiento del ya famoso caso “Canoa” (Gabriel Antonio Mora Ramírez, director municipal o “alcalde” de Cabarete). En el primer tema quedé decepcionado, pero en el segundo cumplió su promesa de hacer una amplia auditoría en la cual quedó demostrada la  sistemática y millonaria expropiación  irregular de los fondos de la comunidad.

No me sorprendió la declaración del pasado martes de Licelot sobre la escandalosa dilapidación  de  los recursos públicos  (no “distracción”, que significa entretenimiento, diversión, pasatiempo, juego, espectáculo, deporte, esparcimiento, etc.). Al leerla  pensé que cuando Licelot la hizo –más que ante un micrófono-  se imaginó sentada en el pico de la escabrosa montaña que formarían, apiladas en el piso, los centenares de auditorías depositadas en los archivos de la Cámara de Cuenta, docenas de ellas remitidas sin consecuencia a la instancia del Gobierno que se debe ocupar de profundizar e iniciar los procesos judiciales contra los asaltantes del dinero público. Esto para no hablar de su último reporte sobre las cuentas nacionales presentado al Congreso, en el cual habla de cientos de miles de millones cuyo uso no está documentado.

La que si me causó una gran sorpresa fue la petición del siempre comedido y con frecuencia crítico, Temo Montas pidiéndole identificar a quienes derrochan los fondos públicos.

No sé qué hará Licelot ante tal reclamo –obviamente político- del buen amigo Temo, ahora un sólido aspirante a ser presidente de la República.

Pero yo le enviaré el lunes a Temo, para que se entretenga, el reporte con las dos auditorías de la Cámara de Cuenta que hablan de las decenas de millones desaparecidos  por la magia de Canoa en el cabildo de Cabarete, la colección de querellas  por corrupción en su contra y el historial del vergonzoso trato protector que recibe en Puerto Plata de autoridades, legisladores, jueces y fiscales, que hace dudar de que exista algún  interés en castigar a quienes no distraen, sino que se distraen robando los recursos públicos.

por Manuel Quiterio Cedeño

Comentarios

Nos encantan los comentarios
No hay comentarios aún! Usted puede ser el primero en comentar este artículo!

Sus datos estarán a seguros Tu dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no se compartirán con terceros. Los campos obligatorios marcados con*