Puerto Plata ganó buena nota

En los círculos turísticos de la ciudad se siente un ambiente de entusiasmo. Fue necesario un largo período de vacas flacas para estimular el surgimiento de una corriente de articulación en torno a una agenda común y la renuncia a las aspiraciones particulares.

Al analizar los procesos de desarrollo se analizan siempre cuestiones objetivas, pero no deben dejarse fuera de la ecuación los aspectos subjetivos.

El caso de esta provincia y su actividad turística debe ser estudiado con detenimiento para aprender de los errores y aciertos.

Uno de los primeros pasos en el camino del cambio fue la creación del Clúster Turístico y Cultural del Destino Puerto Plata.

Creo que ha sido una interesante plataforma para lograr la concertación y definir objetivos comunes. Pero tengo la percepción de que el reto que planteó a la ciudad la inversión de Carnival para construir un puerto de cruceros, aceleró el proceso.

El pasado miércoles Carnival trajo al puerto su primer barco con 2,754 pasajeros y 1100 tripulantes. Esta nave puede llevar 4000 pasajeros pero trajo una cantidad menor porque se quería probar si la coordinación y el proceso de concientización habían dado resultados y era posible tener una operación exitosa.

Aunque no existe una declaración oficial de la naviera ni se conocen los resultados de la encuesta de satisfacción de los pasajeros que se aplica en un caso como este, existe la convicción de que Puerto Plata pasó esta primera prueba con notas muy altas. Y eso ha provocado mucho entusiasmo.

No se ha reportado ningún hecho discordante ni obstáculos en la operación que puso a prueba la capacidad organizativa de las autoridades y las organizaciones no gubernamentales involucradas, todos reunidos en torno al eslogan “Puerto Plata Ciudad Crucerista”.

A los visitantes que decidieron tener una experiencia en la ciudad y disfrutar de los atractivos turísticos con que cuenta la región, se le ofrecieron más de 40 opciones, desde el tradicional city tour, hasta excursiones de aventura, pasando por la visita a Cayo Arena (que vendió todos sus cupos), el parque marino Ocean World y La Isabela.

Carnival estima que hasta diciembre del 2016 traerá 350 mil cruceristas, que podrían gastar entre US$15 y 20 millones, que tendrían una amplia distribución. Si de ellos, regresan como turistas 50 mil en los próximos tres años, la industria turística local tendría un gran empujón hacia arriba.

Lo del pasado miércoles puede calificarse como “prueba superada”. Se siente el efecto subjetivo del éxito, convertido en entusiasmo. Los dirigentes de la provincia deben aprender lo que se logra concertando y tomar muy en cuenta que el examen de cruceros se aplica en cada visita y solo unidos mantendrán la buena nota que necesitan.

Por Quiterio Cedeño

 

Comentarios

Nos encantan los comentarios
No hay comentarios aún! Usted puede ser el primero en comentar este artículo!

Sus datos estarán a seguros Tu dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no se compartirán con terceros. Los campos obligatorios marcados con*