Una manera sencilla de servir al país

Una manera sencilla de servir al país

Hoy dedico este espacio a un tema poco usual, y a dos referencias válidas. El primero es personal, pero vinculado a la existencia de este espacio dedicado a compartir análisis, opiniones y reflexiones. Los otros dos abordan brevemente temas que no puedo dejar pasar.

Nunca busco reconocimientos. Mi labor como periodista y mis afanes por el desarrollo turístico nacen de la convicción de que debo usar el privilegio de tener voz, para mejorar el entorno en que me muevo. Es mi manera de promover el país mejor que nos merecemos.

Compartiré una carta que me envió este lunes el Clúster Turístico del Destino Puerto Plata. Es una de las misivas más “bonitas” que he recibido en los 34 años vinculado al turismo, de los 44 años en esta profesión iniciada en 1974 en el desaparecido diario Ultima Hora. La agradezco, además porque reconoce al equipo de esforzados profesionales que me acompaña en CICOM.

La carta:

Apreciado señor Quiterio:

En nombre de las instituciones del sector turístico de Puerto Plata, albergadas bajo el Clúster Turístico de este destino, reciba nuestro agradecimiento por sus valiosos aportes al turismo de la zona norte, demostrados a través de sus artículos de opinión y de los espacios que gentilmente cede en sus medios para la divulgación de los acontecimientos positivos que se producen aquí.

Su desinteresado apoyo demuestra la ferviente pasión que en repetidas ocasiones ha manifestado por Puerto Plata, pues solo sintiéndose parte de nosotros se explica el regocijo y el compromiso que deja plasmado en sus escritos cuando se trata de temas que aportan al crecimiento y al avance de nuestra comunidad turística.

Queremos además, hacer extensivo nuestro profundo agradecimiento a su equipo de trabajo, a quienes también les ha transmitido ese sentimiento de periodismo responsable.

Personas como usted, con ese espíritu de cooperación demostrado, son las que coadyuvan a la buena imagen de nuestra amada Puerto Plata.

Atentamente, Junta directiva

El segundo tema es para sumarme al reconocimiento que significa el Premio Nacional de Periodismo, que este año el jurado entrega a Osvaldo Santana, un merecido galardón para un compañero de tantos años, con un meritorio recorrido por la escalera de la profesión hasta llegar a la cima, sin trampas ni atajos, sólo con la dedicación y el esfuerzo honesto, labor de la cual debe sentirse muy orgulloso. Mis felicitaciones a Osvaldo, este buen amigo que hoy dirige elCaribe. Es el primero de la generación de los setenta, nuestra generación, en recibirlo.

El tercer tema es mi tributo al profesor Rafael Molina Morillo, fallecido esta semana. Su legado debe ser reconocido por quienes ejercemos la profesión y vemos en ella una forma de servir al país. Él lo hizo. Es el último de la generación que forjó el periodismo pos tiranía a partir de los años 60. Fue pionero y maestro. Descanse en paz.

Por Manuel Quiterio Cedeño

 

Comentarios

Nos encantan los comentarios
No hay comentarios aún! Usted puede ser el primero en comentar este artículo!

Sus datos estarán a seguros Tu dirección de correo electrónico no será publicada. También otros datos no se compartirán con terceros. Los campos obligatorios marcados con*